Inriville, Argentina 1990.


Foto por Marcos López.